Enero/Febrero 2021
Mujeres Farma
Últimos nombramientos
17/02/2021 / Gonzalo Barroso

Amelia Brioso

Muchas mujeres han visto empobrecer su desarrollo profesional o incluso han sufrido una discriminación evidente por el mero hecho de su fisiología

Entrevista

La industria farmacéutica es uno de los sectores con mayor presencia femenina en puestos de alta responsabilidad. Así de claro lo manifiesta Amelia Brioso, directora de planta farmacéutica Synerlab Alcalá Farma quien, no obstante, es más que consciente de los obstáculos que a día de hoy siguen existiendo en este sentido. A su juicio, la salida (y el principal reto) pasa por crear nuevos modelos de organización y dirección más empáticos y flexibles, que atiendan las necesidades de la persona para conjugarlas con sus obligaciones laborales y lograr así que aporten más y mejor de forma cualitativa y no cuantitativa.

¿Cómo está actualmente tu sector y, más concretamente, tu ámbito de trabajo en Synerlab Alcalá Farma?

Si la actividad sanitaria ha sido siempre una actividad primordial, la incidencia de la pandemia que sufrimos en la actualidad ha incrementado de manera exponencial la consideración de reforzar los sistemas sanitarios, la necesidad de prevenir para no tener que reaccionar perdiendo el control adecuado de la salud pública y –desde luego- la evidencia de que invertir en investigación y desarrollo farmacéuticos y tecnológicos es la mejor garantía para no tener que asignar recursos ingentes ante situaciones de urgencia, muchas veces sin criterio definido.

Synerlab Alcalá-Farma está entre las empresas que prestan un servicio esencial a la sociedad. Aunque no fabricamos ni desarrollamos (por el momento) medicamentos y productos en áreas terapéuticas críticas, estamos orgullosos de contribuir a la mejora de la salud de millones de seres humanos colaborando para que patologías comunes y con una alta prevalencia sean combatidas por remedios de alta calidad. En la actualidad, el uso de elementos de protección personal y la restricción obligada de interacción social está limitando la aparición de episodios gripales o de resfriados comunes y vemos también cómo mercados tradicionales a los que servimos experimentan una contracción coyuntural. Pero sabemos que esta pandemia pasará y estos productos volverán a tener la importancia capital y continua que siempre han tenido.

Es un momento complicado para hacer previsiones, pero, ¿qué retos tiene por delante la industria farmacéutica?

El reto fundamental sigue siendo el de su reputación pública. Para muchos de nosotros, profesionales de esta industria, sigue siendo sorprendente el halo de sospecha que rodea habitualmente a la actividad de las empresas farmacéuticas. Un halo que no tiene fundamento, pues la gran mayoría de estas empresas asume proyectos con una visión a largo plazo única, con un riesgo asociado muy elevado, con una regulación de sus actividades sin igual y con una exigencia de recursos elevadísima, que es difícil de encontrar en otra actividad empresarial.

Otro reto fundamental es el de la personalización del arsenal terapéutico. La pandemia ha puesto de nuevo de relieve que ‘no hay enfermedades, sino enfermos’ y que la respuesta de nuestros sistemas inmunológicos es la gran baza o el gran enemigo ante la gran mayoría de enfermedades críticas de nuestro tiempo.

La colaboración público-privada es otro gran reto. Desgraciadamente, vemos cómo en España no hemos sabido aprovechar esta baza del mismo modo en que otras sociedades lo han hecho. El ejemplo del desarrollo acelerado de las vacunas para la COVID es la última prueba: tan solo una de las vacunas aprobadas –salvo en los casos especiales de China y Rusia- se ha desarrollado a través de la colaboración de una entidad pública y una empresa privada. En España, los desarrollos de centros públicos no han contado con el concurso de ninguna empresa farmacéutica española, lo que sorprende por el elevado nivel científico de  nuestros profesionales y lo que resulta en que aun siendo pioneros en el inicio de la investigación, preveamos un retraso significativo en el desarrollo efectivo de una vacuna española.

¿Otro de los asuntos pendientes que tiene la industria farmacéutica es una mayor incorporación de mujeres a puestos directivos y/o consejos de administración?

La industria farmacéutica es probablemente el sector de actividad con más presencia femenina en puestos de alta responsabilidad. Pero también lo es en respaldar ese dato no solo con porcentajes, sino también presentando criterios de resultados eficaces y de trayectorias de prestigio de las mujeres que ocupan posiciones de dirección.

Ese es el verdadero reto: crear nuevos modelos de organización y de dirección que permitan el que una persona –hombre o mujer, con familia o sin ella, joven o maduro- pueda ofrecer su mejor potencial y contribuir con todo el valor que quiera aportar, recurriendo a criterios de eficacia profesional, de valor para el equipo, de trabajo en equipo y no solo de cubrir expedientes o responder a eslóganes.

En nuestro caso, el equipo directivo de Synerlab/Alcalá-Farma cuenta con un equipo directivo equilibrado entre hombres y mujeres, seniors y jóvenes, sin que esto responda a un porcentaje estipulado. Y somos conscientes de que las necesidades personales y las situaciones individuales pueden adaptarse muy bien a los exigentes retos que tenemos como empresa, si estamos dispuestos a ser adecuadamente flexibles.

¿Cuáles son las principales dificultades u obstáculos que, a tu juicio y según tu experiencia, deben afrontar las mujeres para el desarrollo de su carrera en este sector? ¿Y qué medidas propondrías?

Este sector no está desconectado de otros muchos. Compartimos las dificultades que se conocen desde hace tiempo en el hábitat de las empresas: un sistema organizativo que premia el ‘presentismo’, un estilo de dirección poco empático y basado en una aparente lógica racional que olvida que el ser humano se mueve eficazmente por emociones bajo el control inteligente, estilos directivos basados también en la jerarquía y no en el liderazgo por el ejemplo o la importancia de la cultura empresarial para obtener el compromiso voluntario de las personas un sistema de evaluación del rendimiento que recompensa los resultados a corto plazo ignorando muchas veces el modo de conseguirlos, una visión de carrera que no se centra en buscar la mejor combinación entre las personas y la organización sino en una dedicación permanente…

Puestos a ser más concretos, la errónea consideración de la maternidad es uno de los factores que peor se han gestionado desde hace muchos años. Muchas mujeres han visto empobrecer su desarrollo profesional o incluso han sufrido una discriminación evidente por el mero hecho de su fisiología.

No hay medidas milagrosas ni remedios de un día. Solo creando estructuras flexibles en nuestras organizaciones que permitan tratar a nuestros empleados del mismo modo en el que  nos adaptamos a nuestros clientes -porque ellos también son clientes nuestros-, solo identificando cuál es el intercambio sensato entre dedicación personal y necesidad empresarial al que podemos llegar en cada momento con cada empleado, solo considerando que el corto plazo en la dirección de una empresa solo suele conducir al corto resultado y no al crecimiento y a la exploración de oportunidades… Solo así lograremos desarrollar equipos enfocados en el bien común de la empresa y no en sus beneficios individuales.

¿De qué modo pueden el sector educativo (de la secundaria a la universidad) y las propias empresas fomentar las vocaciones femeninas en las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas?

En nuestro sector estamos habituados desde hace mucho tiempo a ver a magníficas profesionales en aspectos científicos y técnicos. Una característica de todas ellas es el equilibrio tan positivo y magnífico que muestran entre la experiencia técnica y los objetivos de carácter humano. No es algo exclusivo de las mujeres, pero sí suele ser una tendencia personal de las mujeres el considerar en cada situación una multitud de factores de un modo intuitivo. Desgraciadamente, la tecnología o la ciencia se han desconectado tradicionalmente y académicamente de su impacto social o personal. Presentar esos ejemplos, muchas veces olvidados o relegados, es crucial para ofrecer una imagen realista y veraz de la aportación de las mujeres al avance y al progreso.

Conoce a Amelia Brioso
Nombre Amelia Brioso
Empresa Synerlab Alcalá Farma
Cargo directora de planta farmacéutica
Biografía
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional