Qualipharma cannabis izq
Noviembre/Diciembre 2020
Últimos nombramientos
04/12/2020 / Gonzalo Barroso

Ana Céspedes

Siempre he pensado que nuestro sector era demasiado tradicional y lamentablemente, todavía lo pienso

Entrevista

La pandemia ha demostrado que adaptarse es esencial, sobre todo cuando el entorno no es el más favorable. Algo así pasa con las mujeres cuando alcanzan los puestos directivos. El panorama ha mejorado en las últimas décadas, de eso no cabe duda, pero esas barreras internas y externas que viven las mujeres puede resumirse en una frase: “espero que mi hija y su generación lo tengan más fácil para llegar a CEO”. Quien la pronuncia es Ana Céspedes, Chief Operating Officer de IAVI, con quien hemos hablado de la situación del sector y de los retos pendientes, entre los que está una mayor y mejor incorporación de las mujeres a puestos directivos.

¿Cómo está actualmente tu sector y, más concretamente, tu ámbito de trabajo como Chief Operating Officer en IAVI?

IAVI es una organización internacional sin ánimo de lucro centrada en el desarrollo de anticuerpos y vacunas para enfermedades infecciosas. Nuestra área de actividad nunca ha sido más importante. Y esto supone una gran responsabilidad.

Al igual que otras muchas organizaciones científicas, hemos extendido nuestros proyectos de investigación al área de la COVID-19. Estamos colaborando con la farmacéutica americana MSD en el desarrollo de una vacuna para la COVID-19. Y con la farmacéutica alemana Merck KGaA y Serum Institute of India, para desarrollar anticuerpos monoclonales para el tratamiento de enfermos de la COVID-19. Ambos proyectos están exigiendo una altísima dedicación de los equipos. Estamos en medio de una pandemia. Y cada día cuenta.

Además de ello, la situación mundial ha incrementado la complejidad de nuestras actividades de investigación. Al inicio de la pandemia, tuvimos que suspender el reclutamiento de pacientes en nuestros estudios e incrementar el uso de tecnologías que permitieran la monitorización remota. Las operaciones están mucho más normalizadas a fecha de hoy, pero proteger nuestros pacientes sigue siendo una prioridad esencial.

Finalmente, y no menos importante, están nuestros empleados. Nuestros centros de investigación se han mantenido abiertos durante la pandemia. Y el resto de los empleados, todavía siguen trabajando desde casa. Esto conlleva nuevas dinámicas de colaboración y personales. Somos conscientes del impacto que esta situación tiene en nuestros equipos mundiales y hemos implementado distintas iniciativas dirigidas a mejorar el bienestar físico y mental de nuestros equipos. Ahora más que nunca es importante proteger a nuestros colaboradores.

Es un momento complicado para hacer previsiones pero, ¿qué retos tiene por delante la industria farmacéutica?

Destacaría tres. En primer lugar, los sistemas sanitarios todavía siguen saturándose a nivel mundial. Pacientes de enfermedades crónicas, o incluso con patologías agudas, no están recibiendo la atención que necesitan. Es importante asegurar que sigan teniendo acceso. En segundo lugar, se están invirtiendo muchos recursos en la COVID-19, tanto a nivel público como privado, y esto podría afectar la priorización en otras áreas con gran necesidad terapéutica, como por ejemplo, las enfermedades neurodegenerativas. Finalmente, el tradicional modelo de visita médica y relaciones presenciales a través de congresos, que lleva años en revisión, se verá impactado. Quizás esto sea una oportunidad de migrar recursos a otras áreas donde se puede aportar mucho más valor y aprovechar las tecnologías que se están poniendo en marcha. Es un gran proceso de transformación y debilitará a aquellos que no sean capaces de abordarlo.

¿Otro de los asuntos pendientes que tiene la industria farmacéutica es una mayor incorporación de mujeres a puestos directivos y/o consejos de administración?

Efectivamente. Los nombramientos de Emma Walmsley en GSK y de Belén Garijo en Merck KGaA son todavía casos excepcionales. Y espero que sirvan de ejemplo para otras muchas organizaciones. La mayoría de CEOs mundiales en el sector farmacéutico son hombres. No solo los actuales, sino que nunca ha habido una mujer en la historia de muchas organizaciones que ha asumido el mayor puesto de responsabilidad. Siempre he pensado que nuestro sector era demasiado tradicional y lamentablemente, todavía lo pienso.  Se ha mejorado, sin embargo, a nivel de Dirección General de país. Cada vez hay más mujeres.

¿Cuáles son las principales dificultades u obstáculos que, a tu juicio y según tu experiencia, deben afrontar las mujeres para el desarrollo su carrera en este sector? ¿Y qué medidas propondrías?

Creo que todavía existe bastante machismo en nuestra sociedad, no solo en España, sino también en Estados Unidos. Un puesto internacional exige normalmente un traslado de país y es difícil que las dos personas en la pareja puedan crecer a la misma velocidad, sobre todo, si se tienen hijos. En mi experiencia personal, he visto pocas parejas dispuestas a ceder la prioridad a la mujer. Además de ello, las mujeres tendemos a tener menos confianza en nosotras mismas y, en general, estamos menos motivadas por el ‘poder’ y más por la capacidad para ‘hacer’. Hay estudios que muestran cómo los hombres ejercen un networking más efectivo que las mujeres. Todos ellos son factores clave para acceder a puestos de responsabilidad. Se están haciendo iniciativas muy importantes para incrementar la visibilidad, fortalecer la autoconfianza, mejorar el networking efectivo y cambiar el paradigma social. Hace falta seguir haciéndolas. Es un cambio muy grande. Espero que mi hija y su generación lo tengan más fácil para llegar a CEO.

¿De qué modo pueden el sector educativo (de la secundaria a la universidad) y las propias empresas fomentar las vocaciones femeninas en las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas?

Es importante dar visibilidad a los ejemplos que ya hay y fomentar desde el sector educativo que esos ejemplos se conozcan por los estudiantes. Al mismo tiempo, considero clave educar en el ámbito empresarial a los jóvenes. Se puede trabajar en el mundo de la tecnología y alcanzar un puesto de responsabilidad mundial con un background en finanzas, comercial o marketing, entre otros. Lo importante es que la ciencia, o la ingeniería, no te ‘asuste’. Despertar esa curiosidad y quitar el estigma es clave desde los primeros años de formación.

Conoce a Ana Céspedes
Nombre Ana Céspedes
Empresa IAVI
Cargo Chief Operating Officer
Biografía
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional

Qualipharma cannabis der