Qualipharma cannabis izq
Noviembre/Diciembre 2020
Últimos nombramientos
26/11/2020 / Gonzalo Barroso

Coral López Roldán

Siguen existiendo estigmas de que en ciertas posiciones es mejor tener a un hombre que a una mujer

Entrevista

El sector farmacéutico en nuestro país ha sido pionero y un ejemplo a seguir. Esto, que se ha puesto de manifiesto desde que comenzó la pandemia por COVID-19, también se aplica en el ámbito de la igualdad entre hombres y mujeres. Sin embargo, Coral López Roldán, de Johnson & Johnson,  cree que aún queda camino por recorrer. Apunta a la importancia de la educación a la hora de generar referentes que animen a las jóvenes a seguir la senda de la investigación y las áreas STEM sin olvidar que, a veces, los principales frenos no están fuera.

¿Cómo está actualmente tu sector y, más concretamente, tu ámbito de trabajo en el Southern Europe and France Cluster?

La crisis de la COVID-19 nos está llevando a vivir un momento sin precedentes. El sector entero ha necesitado readaptarse en un tiempo récord a un nuevo entorno caracterizado por la inestabilidad y la incertidumbre. En estos momentos hemos tenido que ser ágiles y resilientes, gobiernos y comunidades han necesitado al sector farmacéutico a su lado más que nunca.

Y por supuesto el sector se ha volcado para aunar fuerzas y dar soporte en esta crisis. Personalmente creo que ha sido un momento de sinergia sin precedentes, donde hemos visto alianzas y trabajo en equipo que en otras circunstancias nunca hubiéramos imaginado.

Como muchos sabéis en Johnson & Johnson contribuimos a marcar la diferencia en las vidas de nuestros pacientes a través de nuestros fármacos y dispositivos médicos de nuestras divisiones Pharma y Medical Devices. Además, acompañamos a nuestros consumidores en su día a día suministrando productos para el cuidado de la salud a través de nuestra división de Consumo.

Las tres divisiones del negocio se han alineado para trabajar conjuntamente y se han movilizado con urgencia todos los medios y capacidades disponibles para atender a las necesidades de familias, comunidades y profesionales de la salud y a la de nuestros propios empleados.

Con nuestro equipo humano, adaptando rápidamente nuestra forma de trabajar a las nuevas circunstancias, implantando protocolos y procedimientos de seguridad y salud de manera a velar por su integridad.

Con las familias, asegurando el suministro de nuestros productos durante todos estos meses; implementando planes de contingencia en nuestra Supply Chain, buscando nuevos proveedores, nuevas rutas de suministro y dando apoyo y trabajando mano a mano con nuestros proveedores y contratas para cumplir con las expectativas de nuestros pacientes y consumidores.

Con las comunidades y los profesionales de la salud, a través de programas de donaciones y colaboraciones. Por dar un ejemplo concreto, Johnson & Johnson lanzó un programa para animar a que nuestros empleados, que son profesionales sanitarios, se unieran a los equipos sanitarios de cada país en los momentos más críticos de la crisis. Aquí en España, algunos compañeros compaginaron su trabajo en la compañía colaborando al mismo tiempo con la primera línea de los hospitales españoles.

Seguimos todos trabajando y poniendo todos nuestros esfuerzos en la lucha contra la pandemia de la COVID-19

Es un momento complicado para hacer previsiones pero, ¿qué retos tiene por delante la industria farmacéutica?

La industria farmacéutica está llamada a seguir jugando un papel crucial en la lucha contra la pandemia, garantizando el suministro de medicamentos, liderando el esfuerzo global de investigación para encontrar tratamientos y vacunas eficaces, sin olvidar su relevancia en la reactivación económica y social de nuestro país.

Esta crisis parece prolongarse en el tiempo así que, en cierta manera, debemos de normalizarla e integrarla en nuestros procesos.

Más específicamente en mi ámbito de trabajo, la Supply Chain en la industria farmacéutica debe incrementar su agilidad. No es únicamente un vocablo a la moda, es una necesidad que esta pandemia ha acentuado. Por mencionar un ejemplo relacionado con la agilidad, la ‘gestión de crisis’, que era algo en lo que el sector llevaba trabajando desde hace años, ha sido relevante y factor decisivo para muchas compañías. Muchas empresas carecían de planes de contingencia robustos y se han visto muy afectadas por los efectos de la pandemia.

Creo que este es uno de los retos inmediatos más importantes que tiene el sector para ser capaces de asegurar el suministro en todo momento.

Otro factor que señalar es la adaptabilidad. El sector farmacéutico siempre se ha caracterizado por la robustez de sus procesos, buscando la seguridad y la calidad de nuestros productos. Pero también estamos generalmente limitados por la velocidad de los cambios. Esta situación ha generado múltiplos ejemplos donde se han alcanzado objetivos antes insospechados, desde la organización colectiva para la obtención de equipos de protección personal, hasta la transformación en tiempo récord de empresas para producción de geles alcohólicos, pasando por el desarrollo de fármacos contra la COVID o la generación de la vacuna en plazos muy reducidos.

Un gran reto que tenemos delante de nosotros es adecuarnos a esos nuevos ritmos que desafían las antiguas maneras de trabajar.

¿Otro de los asuntos pendientes que tiene la industria farmacéutica es una mayor incorporación de mujeres a puestos directivos y/o consejos de administración?

En Johnson & Johnson la diversidad e inclusión es uno de los pilares básicos de la compañía. Dentro de este ámbito tenemos un grupo llamado WLI (Women’s Leadership & Inclusion), el cual tiene como propósito potenciar el desarrollo de las mujeres dentro de la organización.

Algunas de las iniciativas que hemos puesto en marcha para incrementar la ocupación por mujeres de puestos directivos están centradas en el área de reclutamiento y selección. Para todas las posiciones de liderazgo nos estamos asegurando de que en el grupo de candidatos tengamos representación femenina paritaria. De igual manera consideramos importante que en el grupo de entrevistadores/reclutadores tengamos un panel de candidatos de ambos géneros. Existen programas específicos de desarrollo de liderazgo femenino a nivel de los grupos regional y local que ayudan a que cada vez tengamos a un mayor número de mujeres en posiciones directivas. 

Es cierto que aún queda y en ello seguimos trabajando, sin embargo, podemos resaltar que el sector farmacéutico en nuestro país ha sido pionero y ejemplo que seguir para otros sectores en este tema.

¿Cuáles son las principales dificultades u obstáculos que, a tu juicio y según tu experiencia, deben afrontar las mujeres para el desarrollo su carrera en este sector? ¿Y qué medidas propondrías?

Creo que hay una mezcla de factores que contribuyen a frenar el crecimiento de las mujeres en el mundo laboral en general. Diferenciaría los propios, que nos ponemos nosotras mismas y los externos que nos llegan de fuera.

En relación con los propios, puede haber una parte de autolimitación y falta de confianza, probablemente generado por muchas señales recibidas a lo largo de nuestras vidas, sesgos inconscientes que nos frenan en nuestras aspiraciones por creer que en esta sociedad para triunfar si eres mujer solo vas a encontrar barreras. No quiero decir que no las haya, porque las hay, pero puede que a veces las amplifiquemos nosotras mismas.

Esos sesgos inconscientes promueven los factores externos que nos dificultan la vida laboral. Siguen existiendo estigmas de que en ciertas posiciones es mejor tener a un hombre que a una mujer o de que la mujer va a dedicar más tiempo a su familia que a su trabajo.

La única manera que veo para cambiar las cosas es acabar con esos sesgos inconscientes y romper esas barreras. Esto requiere un trabajo de concienciación, primero a nivel personal, pero sobre todo a nivel colectivo.

¿De qué modo pueden el sector educativo (de la secundaria a la universidad) y las propias empresas fomentar las vocaciones femeninas en las áreas de ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas?

Si revisamos los datos actuales, aunque el 50% de los estudiantes universitarios son mujeres, cuando nos referimos a las carreras de ciencias los porcentajes se mueven entre 25% en general y caen hasta un 18% cuando se trata de ingenierías o tecnología.

Si buscamos entender este fenómeno creo que podemos hablar de dos factores contributivos.

Por una parte, hay estudios que confirman que, aunque en edades tempranas el interés por las ciencias es equiparable, a partir de una cierta edad las niñas reciben señales de que no pueden competir con sus compañeros hombres en las competencias necesarias para las disciplinas STEM. A pesar de todos los avances sociales de los últimos años, la permanencia de ciertos sesgos inconscientes en nuestro entorno hace que sigamos facilitando una educación diferenciada entre niñas y niños.

Por otra parte, sabemos que las niñas suelen elegir las carreras movidas por la vocación, frente a sus compañeros masculinos que eligen carreras de manera pragmática por las futuras oportunidades de empleo. Teniendo en cuenta la escasez hasta ahora de referentes femeninos en posiciones relevantes en esas disciplinas, podemos entender que las niñas busquen la inspiración y la vocación en otras carreras.

Yo soy una convencida de que la diversidad genera eficiencia y tengo la suerte de trabajar en un entorno que lo favorece y promueve. Como ya he explicado, Johnson and Johnson considera la diversidad como uno de sus pilares; nuestros pacientes y consumidores son diversos, la única manera de llegar mejor a todos ellos es asegurando la diversidad en sus equipos. Actualmente un 47% de nuestra plantilla está compuesto por mujeres, pero si analizamos únicamente las posiciones STEM, caemos a un 28%.

Johnson & Johnson lanzó en 2015 un programa denominado WISTEM2D; Women In Sciences, Technology, Engineering, Mathematics, Manufacturing and Design. La misión de este programa es construir una comunidad STEM diversa reflejando la realidad demográfica en nuestras filas. Su misión es inspirar y apoyar a las mujeres en sus carreras STEM.

Para ellos tenemos varias líneas de acción: despertar la curiosidad de las niñas por las ciencias a edades tempranas, y dar orientación pedagógica y académica; inspirar a esas jóvenes para sus planes de carreras STEM acercándolas a referentes femeninos; reorientar y reinventar la manera en la que reclutamos a nuevos empleados; y buscar colaboraciones internas y externas para incrementar y acelerar nuestro impacto en la sociedad.

Tenemos objetivos muy ambiciosos para el programa que buscan impactar a corto plazo a más de 2 millones de niñas, involucrar a más de 15 000 empleados internos y conseguir en 2025 un 50% de mujeres en las profesiones STEM en nuestros equipos.

Siendo espónsor del programa en España, estoy orgullosa del trabajo que hemos realizado durante la pandemia. Por un lado, hemos mantenido nuestras colaboraciones externas, resaltar nuestra colaboración con STEM TALENT GIRL, cuya misión ha sido incluso aún más relevante por la difícil situación que muchas estudiantes han vivido durante los últimos meses.

Por otro lado, hemos trabajado en promover el interés por las ciencias entre los hijos de nuestros propios empleados. Les hemos acercado al mundo profesional STEM instruyéndoles sobre temas de actualidad, por ejemplo, conocer mejor el virus SARS-CoV-2, explicar cómo nuestra empresa ha reaccionado ante la pandemia, dando una master class sobre desarrollo de fármacos o explicando qué es un ensayo clínico.

Esperamos haber inspirado a muchas futuras profesionales STEM.

Conoce a Coral López Roldán
Nombre Coral López Roldán
Empresa Johnson & Johnson
Cargo Supply Chain director for Southern Europe and France Cluster
Biografía
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional

Qualipharma cannabis der