Vídeo recomendado

La solución de inspección y serialización de Omron, la más flexible y fácil de integrar

La solución de inspección y serialización de Omron, la más flexible y fácil de integrar
Noviembre / Diciembre 2018
Últimos nombramientos
17/12/2018 / Gonzalo Barroso / 107 visitas

AEPIMIFA organiza una visita para conocer las plantas de B|Braun y Bürkert en Alemania

La Asociación Española de Profesionales de la Industria Farmacéutica, Alimentaria, Cosmética y Afines (AEPIMIFA) celebró los pasados 25 y 26 de octubre un encuentro en Alemania  con el fin de dar a conocer diversas plantas que B|Braun y Bürkert tienen en las ciudades de Melsungen, Criesbach y Öhringen.

La primera visita fue para conocer la planta que B|Braun tiene en la localidad de Melsungen. La farmacéutica, que nació como una empresa familiar, cumple 180 años en 2019. Son ya 6 las generaciones de la familia que han estado al mando de esta compañía, que actualmente cuenta con 63.000 trabajadores.

La planta visitada, en la que trabajan 7.300 personas, es su sede principal y su centro logístico para toda Europa, si bien la compañía tiene también presencia en Asia y América. Según informaron desde B|Braun durante el recorrido, fabrican un total de 5000 productos  de hasta 18 áreas terapéuticas, si bien sus principales líneas de negocio son el suero y la alimentación intravenosa. Y en cada caso, se encargan de todos los procesos: desde la producción al etiquetado, pasando también por la esterilización y el envasado.

Todos estos productos, indicaron en B|Braun, contienen los tres elementos esenciales que deben estar presentes en una alimentación sana: proteínas, carbohidratos y grasas. La base es agua, de ahí que en estas instalaciones tengan una planta destiladora y que cada día utilicen un millón de litros de agua purificada para fabricación y servicios..

Así, tras 4-5 horas de tratar el agua y mezclarla con los elementos necesarios, se testa y se embolsa en tres tipos diferentes de envases, revisando siempre que el empaquetado y sellado es el adecuado. Finalmente, la bolsa se envasa al vacío y se señaliza con etiquetas que siguen un código de colores que indican si es apto o no para su uso.

Empaquetado mecanizado

La segunda parte de la visita transcurrió por la zona destinada al packaging. Todos los procesos están mecanizados, aunque desde la compañía insistieron en que tanto ahora como en el futuro se necesitarán personas para seguir supervisando la labor de las máquinas. Los representantes de B|Braun también mostraron la evolución de los diseños de embotellado y empaquetado que ha desarrollado la compañía para mejorar la conservación del producto, para adaptarlo a través del tiempo a las nuevas necesidades de cada momento.

La producción, ininterrumpida durante 6 jornadas a la semana, 24h al día, incluye procesos de esterilización por rayos gamma, gas y vapor con el producto una vez embolsado y un test microbiológico. Se trata de una producción rotativa, sin residuos, en la cual se generan en torno a 7 botellas de suero cada 20 segundos, lo que hace una suma de 760.000 botellas diarias y 250 millones anuales. Cada una de ella pasa hasta 17 test antes de acabar en la zona de etiquetado y sólo se desechan en torno al 1% de ellas.

Tras la visita a la planta de B|Braun en Melsungen, el siguiente destino fue Württemberger donde el grupo hizo escala y repuso fuerzas de cara al segundo y último día de viaje.

Segunda jornada: Bürkert y Museo Mercedes

Bürkert fue la empresa protagonista de la segunda jornada y Vicente Bolinches, director general  de Bürkert España estuvo presente con parte de su equipo durante todas las visitas de las plantas de Criesbach y Öhringen, destinadas a la fabricación de soluciones a medida para fluidos, la primera, y de productos para la industria farmacéutica, la segunda.

En Criesbach, los socios de AEPIMIFA recibieron la visita de Heribert Rohrbeck, CEO de Bürkert,  quien explicó la filosofía de la compañía, fundada en 1946, con presencia en 36 países y con el lema ‘Hacemos que las ideas fluyan’. La clave, en su opinión, reside en que “el cliente necesita soluciones para sus problemas” y el reto es convertir eso en oportunidades. Por eso, comprender al cliente es esencial para saber qué necesita y ofrecerle la solución adecuada. Asimismo, definió a los trabajadores de la empresa como profesionales versátiles que “usan la física y la ciencia para aplicarla” a las cuatro áreas en las que se ha especializado la empresa: agua, gas, micro y hygienic, que aglutina los sectores de alimentación, farmacéutico y cosmético.

Planta Criesbach

Abierta en 2007, la planta de Bürkert en Criesbach fabrica para empresas soluciones a medida para fluidos, como por ejemplo sistemas de micodosificación (desde 5 µl a 8 ml), si bien trabaja para todo tipo de sectores utilizando procesos altamente automatizados. La visita también incluyó su nueva área de producción en la que se está aplicando un programa cuyo objetivo es el de retener el talento joven ofreciendo planes de formación dual para estudiantes universitarios y de formación profesional. Se trata de una iniciativa propia, desarrollada con capital 100% propio y por el que ya han pasado más de 1500 personas, que les permite formar a muchos jóvenes para entrar a trabajar en esta o en otras empresas de producción de la región. De hecho, varios  empleados de Burkert se formaron en este centro e incluso algunos directivos de la compañía pasaron por él.

Planta Öhringen

A continuación el grupo se dirigió a la planta de Bürkert en Öhringen, que data de entre finales de los años 60 y principios de los 70 y factura más de 500 millones de euros al año. De hecho, se prevé que cierre este año registrando un crecimiento del 18% en producción de válvulas de diafragma.

Durante la visita a la planta, en la que también mostraron las zonas de packaging y distribución, han presentado Robolux, patente de Burkert. Se trata de una válvula de membrana de varias conexiones y multivía y de gran fiabilidad, tanto por su elevado número de ciclos de apertura/cierre, como a nivel de resistencia química y de temperatura de fluido, por ejemplo. Entre sus principales ventajas, explicaron durante la visita a la planta, están que ofrece más eficacia en el proceso, costes de instalación reducidos, un menor número de válvulas y soldaduras, tiene un cuerpo de acero inoxidable en diferentes configuraciones y con las certificaciones FDA, CE, USPV, USP VI, ATEX y 3.1.

Además de por su modernidad e integración en su entorno medioambiental, las instalaciones de Bürkert destacan porque las oficinas de ingeniería están directamente implantadas en la fabricación. Así, los ingenieros trabajan junto a los operadores y sus máquinas, pudiendo así resolver de forma inmediata cualquier desviación o problemática, mejorando la involucración del personal y el trabajo en equipo.

Finalmente el Museo Mercedes, que ofrece un exhaustivo recorrido por la historia del automóvil a través de la evolución de esta marca, puso el punto final a dos intensas jornadas de networking.

Y ADEMÁS


EMPRESAS PREMIUM


Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad, cookies y aviso legal