Vídeo recomendado

Merck Millipore LabWater

Merck Millipore LabWater
Ampliar
Septiembre / Octubre 2017
Últimos nombramientos
30/03/2015 / Alejandro Gesteira / 618 visitas

AIMPLAS cierra 2014 con un total de 133 proyectos de I+D+i en marcha sobre nuevos materiales y procesos

AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, ha cerrado el ejercicio 2014 con un aumento de sus ingresos y también con un incremento del número de empresas asociadas. Además, ha puesto en marcha unas nuevas instalaciones para el desarrollo de sus labores de I+D+i, y ha recibido el reconocimiento de la Generalitat Valenciana al mejor Proyecto Europeo de Innovación por el desarrollo del proyecto ECOBIONET.

Concretamente, en el pasado ejercicio el centro facturó un total de 8,6 millones de euros, un 5% más que en 2013, mientras que el número de asociados creció un 6% hasta los 540. La facturación a empresas, principalmente en concepto de actividades de I+D+i, creció también un 5%, representando el 51% de los ingresos ordinarios. Además, AIMPLAS ha participado durante 2014 en un total de 133 proyectos de I+D+i, de los cuales 98 correspondieron a proyectos nacionales y 35 a europeos. A nivel nacional, esto ha supuesto la colaboración con cerca de 80 empresas de las cuales casi la mitad son valencianas.

El sector protagonista de una buena parte de estos proyectos ha sido el del envase y embalaje, que representa el 35% de la actividad del centro tecnológico. El sector de la construcción (13%) y el de la automoción (12%) o el del reciclado y el medio ambiente (10%) son los otros grandes destinatarios de los proyectos de innovación que se llevan a cabo en AIMPLAS. Aunque también se han llevado a cabo un número importante de proyectos para los sectores eléctrico- electrónico (9%), el aeronáutico (6%) y para otros como el náutico, el agrícola o el del ocio.

Las principales áreas de trabajo en 2014 han sido las de nuevos materiales, que han permitido poner en el mercado productos de alta tecnología y sostenibles, que cumplen con los requisitos cada vez más exigentes como los que se le piden al plástico y que permiten ampliar su campo de aplicación en cada vez más sectores. Nanotecnología, composites, materiales sostenibles y otros materiales avanzados representan más de la mitad de la actividad investigadora de AIMPLAS. Los procesos industriales más eficientes y sostenibles y la inteligencia competitiva y vigilancia tecnológica completan el trabajo del centro durante el pasado ejercicio.

Pero además, AIMPLAS sigue siendo el primer centro español en oferta de ensayos acreditados por ENAC para la industria del plástico con cerca de 200 ensayos acreditados y más de 6.000 servicios anuales de análisis y ensayos. En el área de formación, en 2014 se realizaron 125 acciones formativas, en las que participaron 1.437 asistentes de 481 empresas con un total de 3.816 horas de formación.

Nuevas instalaciones
2014 ha sido un año de acontecimientos para AIMPLAS. El pasado mes de marzo, el Instituto Tecnológico del Plástico amplió sus instalaciones con la inauguración de un centro para la investigación de nanomateriales, materiales procedentes de fuentes renovables, composites y materiales inteligentes.

Con una superficie total de 4.500 metros cuadrados distribuidos en tres plantas, las nuevas instalaciones permitirán a AIMPLAS aumentar el número de proyectos de investigación realizados anualmente gracias al nuevo equipamiento con el que ha sido dotado. Por lo tanto, también se elevará la capacidad de transferencia de los conocimientos obtenidos hacia las empresas del sector del plástico, tanto valencianas como nacionales.

Premio al mejor proyecto de la Comunidad Valenciana
También en 2014, en el mes de mayo, el centro tecnológico recibió el premio al mejor proyecto europeo de la Comunidad Valenciana por su proyecto ECOBIONET, en el que AIMPLAS ejercía de coordinador. Concedido por la Conselleria de Hacienda y Administración Pública el pasado mes de mayo, este galardón premiaba el proyecto en la modalidad de Innovación.

El innovador envase es biodegradable y mantiene las mismas propiedades y el mismo aspecto que las mallas extruidas fabricadas con materiales convencionales, siendo su precio tan solo unos céntimos superior por kilo de producto contenido.