Vídeo recomendado

Merck Millipore LabWater

Merck Millipore LabWater
Ampliar
Septiembre / Octubre 2017
Últimos nombramientos
15/07/2014 / Alejandro Gesteira / 793 visitas

El 7,8% del PIB español depende ya de la biotecnología

La Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO) presenta el Informe Anual ASEBIO 2013 que recoge los últimos datos del sector biotecnológico español, acto que va a contar con la presencia de la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela Olmo.

El informe destaca el creciente peso de la facturación de las empresas de la llamada bioeconomía (las dedicadas a la biotecnología y las que se declaran usuarias) en el PIB español, que en 2012 –último dato analizado- alcanzó el 7,8%. La evolución en los años de la crisis, desde 2008, ha sido espectacular, ya que por entonces la bioeconomía apenas suponía el 2,98% del PIB.

A pesar de la coyuntura, 2012 arroja de nuevo datos mayoritariamente positivos para el sector, aunque se aprecia un cierto agotamiento y una ralentización del crecimiento respeto a años anteriores. ASEBIO alerta sobre la posibilidad de que esta tendencia negativa se haya acentuado en 2013 y 2014 e insta a las administraciones a desarrollar políticas de choque para evitar la destrucción del tejido innovador, precisamente en un periodo en el que el conjunto de la economía parece recuperarse.

El crecimiento del empleo se ha situado en el 0,36% hasta los 202.976 trabajadores en 2012. Además, destaca el aumento de la cifra de negocios del sector, que alcanzó los 80.312 millones de euros en 2012, el 5,58% más respecto al año anterior, según datos del módulo de biotecnología de la Encuesta sobre Innovación Tecnológica en las empresas 2012 del Instituto Nacional de Estadística recogidos en el Informe ASEBIO 2013.

En relación a la cifra de negocios, un 47,8% del total se atribuye a las empresas que consideran que la biotecnología es una línea de negocio secundaria, mientras que un 41,24% es generado por empresas donde la biotecnología supone una herramienta necesaria para la producción y el 10,96% restante tiene que ver con las empresas estrictamente biotecnológicas.

El número de empresas que realizan actividades relacionadas con la biotecnología ascendió a 3.070 en 2012, con una tasa de crecimiento del 1,48%. De ellas, 625 empresas han desarrollado la biotecnología como actividad principal y/o exclusiva –las llamadas biotecs-, lo que supone una caída del 5,3% respecto al año anterior. No obstante, el empleo en estas empresas se ha incrementado en casi un 5% (7.141) y su cifra de negocios ha crecido un 10,78% (8.800 millones de euros).

La inversión interna privada en I+D en biotecnología todavía sigue arrojando datos preocupantes, aunque este año la caída no es tan pronunciada como la del año anterior. La cifra ascendió a 523 millones de euros en 2012, un 2,7% menos que el año anterior. El gran esfuerzo en I+D que están haciendo las empresas que utilizan la biotecnología en su negocio se está viendo afectado por la coyuntura económica y por la escasez de financiación que ha provocado que las empresas destinen menos fondos a esta partida, básica para mantener nuestro nivel de innovación. En los últimos diez años hemos llegado a tener crecimientos del 31,8% en 2005 o del 46,6% en 2006.

En este sentido, la presidenta de ASEBIO, Regina Revilla, explica que “desde el Gobierno nos piden un mayor compromiso del sector privado en la inversión en I+D. Estamos haciendo el esfuerzo. Pero desde las empresas e instituciones de investigación también pedimos la voluntad por parte de las Administraciones de crear un entorno regulatorio estable, para tener capacidad de flexibilizar y armonizar sus políticas y para incrementar los presupuestos en I+D+i, así como otros incentivos indirectos como las ayudas fiscales”.

La Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, se ha mostrado optimista, pues estos “datos son el reflejo de un año especialmente difícil, el 2012, y sin embargo la biotecnología ha ganado peso en el PIB, ha seguido creando empleo y aumentando su facturación”. Además, ha explicado que hay otros motivos para la esperanza: “en 2014 se han incrementado los presupuestos para la I+D+I y, entre otras medidas positivas para el sector en forma de programas de ayudas e incentivos, se ha aprobado la bonificación de las cotizaciones sociales para el personal investigador”. En cuanto a la participación de las empresas biotech en Europa, Vela ha apuntado que lo hicieron “muy bien en el VII Programa Marco y lo harán aún mejor en Horizonte 2020, donde las biotecnológicas españolas ya son las que más propuestas han pasado la primera fase”.

En el año 2013 se publicaron 901 patentes en el sector biotecnológico, lo cual representa un preocupante descenso del 15,32% con respecto al año 2012, según datos de la Fundación Parque Científico de Madrid y Clarke Modet, en colaboración con ASEBIO. El 63,26% de las patentes publicadas corresponden a solicitudes y el 36,74% a concesiones.

El sector empresarial, con un 32% de las patentes, fue el principal agente que patenta en España, seguido de la universidad (17%) y de los Organismos Públicos de Investigación (13%). La empresa Lipotec es la que tiene un mayor número de patentes publicadas en 2013, con 18 solicitudes y tres concesiones, seguida por Grifols que pasa de la 7ª posición en 2012 a la 2ª. El proyecto de Biomedicina CIMA pasa este año a la 3ª posición con cinco solicitudes y siete concesiones.
En cuanto a las publicaciones científicas de empresas españolas en distintas revistas relevantes, se han computado un total de 260 impactos en 2012, un 5% más respecto al año anterior, cuya titularidad corresponde a 41 entidades. En la primera posición, MSD con 30 publicaciones, seguida de PharmaMar con 27 y de BTI con 25 publicaciones.

Cataluña se reafirma como la comunidad autónoma con una mayor concentración de empresas usuarias de biotecnología (18,61%), seguida de Andalucía (14,60%) y la Comunidad de Madrid (13,14%.

Por distribución sectorial, destaca el predominio de las empresas de alimentación (68,5%) y salud humana (19,7%) en las empresas usuarias de la biotecnología, mientras que en el caso de las empresas estrictamente biotecnológicas, se invierte el orden: salud humana (52,6%) y alimentación (32,3%).

En 2013, se registraron un total de 205 alianzas, de las que casi el 50% involucraban a otra empresa biotech, el 34% a una empresa usuaria de la biotecnología y casi el 50% se realizó también con otro tipo de organizaciones.

En cuanto al número de productos lanzados en 2013, se contabilizaron 126. El 60% de estos lanzamientos están dirigidos al ámbito de la biotecnología roja o biosanitaria, seguidos por el ámbito de la biotecnología blanca o industrial con el 26% y por último el verde o agroalimentario con el 14%. Además, se crearon 71 nuevas empresas biotecnológicas, manteniendo un nivel algo superior al del 2012.

Entre las operaciones llevadas a cabo por parte de entidades privadas, destacan en el último año la adquisición del 60% de Progenika Biopharma por parte de Grifols por un valor de 37 millones de euros, seguida de la ampliación de capital de AbbVie Farmacéutica de 24 millones, de la adquisición del 35% de Aradigm Corporation por parte de Grifols por un valor de 20 millones de euros y la ampliación de capital de Stat-diagnóstica de 17 millones de euros.

Un año más, el informe ASEBIO, en su índice de temperatura del sector, la disponibilidad de personal cualificado en el mercado laboral y el nivel formativo de los trabajadores siguen siendo las principales cualidades que facilitan el desarrollo del sector biotecnológico, mientras que las medidas que entorpecen el mismo, siguen siendo, el apoyo de la administración pública y la coyuntura económica.

Para las compañías biotecnológicas, la internacionalización sigue siendo la mayor prioridad para este año 2014, seguida por el lanzamiento de productos al mercado. Este último además, ha aumentado ligeramente su valoración con respecto al año pasado. La entrada en fases clínicas, ensayos de campo o en escalado, ha aumentado su importancia en cuatro puntos con respecto al año 2013.

El 85% de los socios de ASEBIO realizó alguna actividad internacional en 2013. Las alianzas y colaboraciones en investigación ocupan por primera vez el primer lugar, por delante de la exportación de productos y servicios. Por primera vez desde que se realiza la encuesta, el mercado que las empresas asociadas a ASEBIO estiman prioritario en su estrategia de internacionalización es el latinoamericano, especialmente México (96,67%) y Colombia (95,83%). La Unión Europea (93,24%), Suiza (90,48%) y Estados Unidos (88,41%) continúan siendo mercados prioritarios para el sector.

La falta de recursos económicos sigue siendo la principal barrera para afrontar un efectivo proceso de internacionalización para el 85,51% de las empresas.

Hay que destacar el importante aumento de la implantación exterior de nuestras empresas. En 2009, ASEBIO contaba con apenas 20 empresas con presencia en 22 países, frente a las 43 empresas de 2013 implantadas en 39 países.

Durante 2013, 57 empresas y entidades españolas del sector biotecnológico (+39% respecto a 2012) firmaron un total de 108 alianzas internacionales (+42%). Es el segundo incremento más importante registrado desde que ASEBIO contabiliza este tipo de acuerdos internacionales. Desde el año 2009, el número de alianzas internacionales ha crecido en un 170%.

Desde su creación, en 2008, ASEBIO gestiona el Plan de Internacionalización del ICEX para el sector biotecnológico español, que incluye de forma anual actividades de apoyo y promoción del sector para facilitar la internacionalización de las empresas del sector.

Capítulo de Responsabilidad Social Corporativa

El Informe ASEBIO 2013 incluye por tercer año consecutivo un capítulo dedicado a la Responsabilidad Social Corporativa, que este año se ha centrado en el papel que cumple el sector biotecnológico como mecenas de la formación universitaria y de la investigación pública, mediante la financiación desinteresada de cátedras, becas y proyectos de investigación. Con su contribución, las biotecs españolas tratan de promover un cambio cultural que nos acerque más a la tradición de los países anglosajones, en los que las aportaciones filantrópicas son una importante fuente de financiación de universidades y centros públicos de investigación.

Campos de actuación de ASEBIO

ASEBIO está trabajando por la implementación de medidas coyunturales y estructurales para aliviar la presión sobre la tesorería a corto / medio plazo de las empresas biotec, derivada de la exigencia de devolución de los créditos blandos de los Programas de Ayuda a la I+D, impulsados por la Administración en los últimos años. Desde ASEBIO sugerimos capitalizar los préstamos, un proceso claro que permita, en ocasiones y con condiciones pre-fijadas pero flexibles, transformar los préstamos concedidos que no se pueden devolver en participaciones en capital de las empresas beneficiarias que demuestren una viabilidad futura factible si su proyecto es exitoso en un plazo razonable.

Por otro lado, creemos en el éxito para el sector de la compra pública innovadora, en todos los niveles de la administración y en todos los sectores (particularmente en el sanitario) cumpliendo con los compromisos adquiridos en la Estrategia Estatal de Innovación, al estilo de las políticas sanitarias puestas en marcha en Galicia que han merecido el Premio Nacional de Innovación entregado recientemente al Sergas.

Además, consideramos que medidas de estímulo para el desarrollo del sector de private equity en España facilitarían un entorno financiero que atrajera capital exterior para nuestras empresas e instituciones, así como modelos de inversión público-privada en el ámbito de la valorización tecnológica y pruebas de concepto. La promoción de fusiones y adquisiciones entre PYMEs biotech –mediante incentivos fiscales,

instrumentos financieros específicos, etc.–, es otra medida que dinamizaría el sector biotecnológico en España.

“No tenemos un camino fácil por delante pero estamos trabajando por situar al sector biotecnológico en el lugar que se merece. Nuestra colaboración con la Administración es constante. Es receptiva. Pero pedimos políticas más adaptadas a nuestras necesidades particulares. El sector devolverá con creces este apoyo en productos y servicios que mejoren nuestra vida y el medio ambiente, en generación de riqueza y en empleo de calidad” explica Regina Revilla.