Vídeo recomendado

Merck Millipore LabWater

Merck Millipore LabWater
Ampliar
Mayo / Junio 2017
Últimos nombramientos
03/12/2014 / Alejandro Gesteirax / 1143 visitas

El Consejero de Economía y Empleo de Castilla y León visita la fábrica de GSK en Aranda de Duero

El Consejero de Economía y Empleo de Castilla y León, Tomás Villanueva, ha visitado hoy la planta de producción de GSK en Aranda de Duero (Burgos), junto con el director general de Industria, Carlos Martín Tobalina; el director general de Salud Pública, Agustín Álvarez de Nogal; el director general de Asistencia Sanitaria, José María Pino; el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos, Baudilio Fernández-Mardomingo, y la alcaldesa de Aranda de Duero, Raquel González.

Recibidos por Ismael de los Mozos, director de la planta de producción, y Cristina Henríquez de Luna, presidenta y consejera delegada de GSK Farma España, han mantenido una reunión de trabajo y recorrido las instalaciones de esta fábrica en la que se producen cada año aproximadamente 150 millones de unidades de inhaladores y más de 2.400 millones de comprimidos, con un incremento de la producción en un 6% en el último año. Además, cabe destacar que más del 90% de lo producido se destina a la exportación.

Este centro de producción ejemplifica el compromiso de GSK con España y, en concreto, con Castilla y León. Como explicaba Cristina Henríquez de Luna, “en el proceso de investigación y desarrollo de medicamentos, así como en el de producción, movilizamos recursos humanos, económicos y tecnológicos propios y de otras organizaciones públicas y privadas. La presencia de compañías innovadoras constituye un elemento clave para el desarrollo de nuestro país y de esta comunidad, ya que promueve empleo de calidad e inversiones en ciencia y tecnología”.

Para los próximos cuatro años, GSK tiene prevista una inversión de cerca de 20 millones de euros en este centro de producción, con el fin de introducir equipos altamente tecnificados que, como explica Ismael de los Mozos, “permitirán mantener esta planta entre las de referencia en el sector farmacéutico mundial”.

Con una plantilla de cerca de 500 personas, esta fábrica de GSK centra su actividad en la producción y el suministro de medicamentos para patologías respiratorias, siendo centro mundial de referencia en el suministro de líquidos inhalados y aerosoles, así como en la fabricación y acondicionamiento de comprimidos para enfermedades como cáncer, VIH/SIDA, párkinson o herpes.

En 2012 se comenzaron también a fabricar productos para el cuidado de la salud de la división de Consumer Healthcare de GSK. En este sentido, la producción del paracetamol Panadol para exportación está contribuyendo de forma significativa a la actividad de la fábrica.

Por ello, un punto clave de la visita a estas instalaciones ha sido el nuevo edificio de fabricación de comprimidos. En esta construcción de cinco plantas, tres de ellas productivas, es donde tiene lugar la fabricación de Panadol. Con una superficie aproximada de 1.000 m2 por planta, da cabida a 25 salas de producción. Este paracetamol está destinado principalmente al mercado australiano.

Una factoría estratégica dentro del grupo GSK

A lo largo de esta última década, la compañía ha realizado una importante inversión en materia organizativa y logística, lo que ha permitido que la factoría de Aranda de Duero se sitúe entre las cinco plantas consideradas centros de excelencia de las 70 que dispone GSK en el mundo. El grupo GSK ha elegido este centro para llevar a cabo una experiencia piloto con un nuevo sistema de trabajo y gestión que tiene el objetivo de conseguir “Cero accidentes, Cero defectos y Cero desperdicios”.

Como señalaba Ismael de los Mozos, “en GSK Aranda trabajamos no solo para obtener los mejores resultados, sino también, para mejorar el modo en que los conseguimos. Estamos convencidos de que incrementando las habilidades y competencias de nuestros empleados somos capaces de mejorar nuestra competitividad en calidad y servicio al cliente”. En este sentido, sus políticas de calidad, seguridad y servicio, así como sus sistemas de gestión eficientes garantizan que la fábrica de Aranda ponga a disposición de los usuarios finales productos seguros, de calidad y en tiempo.

Así mismo, el director de la planta ha destacado durante la visita el compromiso de GSK con la comunidad, participando activamente en iniciativas sociales, culturales y deportivas en su comarca, y llevando a cabo diferentes programas de voluntariado corporativo que no solo benefician a las entidades y personas con las que colaboran, sino que también proporcionan un beneficio a nivel individual a los empleados.