Vídeo recomendado

Merck Millipore LabWater

Merck Millipore LabWater
Ampliar
Septiembre / Octubre 2017
Últimos nombramientos
14/07/2017 / Redacción / 287 visitas

El sector de la biotecnología registra 77 operaciones financieras en España valoradas en 127 millones de euros durante 2016

La Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO) presentará, en un acto que congregará al sector biotecnológico español el próximo 26 de julio, el Informe Anual ASEBIO 2016, que recoge los últimos datos del sector biotecnológico español, acto en el que participará el Ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos (pendiente de confirmación).

En este Informe, se recogen las principales operaciones financieras del sector biotecnológico durante 2016. En total, suman un volumen de inversión de 127 millones de euros en 77 operaciones en España, entre ampliaciones de capital privado, salidas a bolsa, emisión de acciones, operaciones corporativas, financiación complementaria y actividad del capital riesgo.

Se han identificado 26 operaciones de ampliación de capital privado, por un volumen de fondos comprometidos de más de 63 millones de euros. El importe medio por operación ha sido de 2,4 millones de euros. Dentro de las mismas, destaca la de Stat Diagnóstica, que alcanzó los 25 millones de euros.

Además, en 2016, dos empresas biotecnológicas salieron a cotizar al Mercado Alternativo Bursátil (MAB): Atrys Health, mediante una OPS (oferta de suscripción de acciones) de 4,5 millones de euros, y Pangaea Oncology, mediante listing tras una ampliación de capital que alcanzó los 3,8 millones de euros.

En cuanto a las ampliaciones de capital llevadas a cabo por compañías que ya cotizaban en el MAB, las seis ampliaciones por emisión de acciones han sumado casi 17,5 millones de euros, y en el caso de las cuatro ampliaciones de capital por capitalización de créditos, han superado los tres millones de euros.

Respecto a las operaciones corporativas, Grifols invirtió 25 millones en Progenika Biopharma, y compró el 49% de la estadounidense Interstate Blood Bank, alcanzando la operación los 87,9 millones de euros. Bionaturis adquirió Zera Intein Protein Solutions (ZIP) por 1,6 millones de euros, KYMOS cerró la compra de la italiana Pharmaprogress y LipoTruePrimaderm adquirió el 51% de Ascidea.

Respecto a las operaciones referentes a financiación complementaria mediante préstamos participativos de entidades regionales o préstamos de ENISA (dependiente del Ministerio de Economía), se recogieron en total 33, con un volumen total de 7,6 millones de euros.

Además, Era7 Bioinformatics completó el 100% de su campaña de crowfunding lanzada en Capital Cell de 600.000 euros. También a través de esta plataforma de Capital Cell, Bioprognos consiguió 372.000 euros. Nostoc Biotech consiguió a través de una campaña de crowfunding 230.000 euros.

Dentro de las 26 operaciones de ampliación de capital privado mencionadas anteriormente, según el análisis realizado por ASEBIO, las cinco entidades gestoras de capital riesgo especializadas en el sector biotecnológico realizaron un desembolso de 23,5 millones de euros en distintas inversiones en empresas biotecnológicas a lo largo de 2016, comprometiéndose también en este mismo año a algo más de 24 millones de euros en futuras inversiones.

Ysios Capital anunció el cierre de su segundo fondo, Ysios BioFund II Innvierte FCR, con un importe total de 126,4 millones. Ysios ha participado en algunas de las operaciones más importantes en el sector como la de Stat Diagnóstica, Aelix Therapeutics e Inbiomotion. Inveready participó en las operaciones de Leukos Biotech, Atrys y AB Biotics. Caixa Capital Risc participó en las operaciones de Stat, Inbiomotion, Aelix e Iproteos. También anunció la creación del fondo Caixa Innvierte Start por 20 millones, y presentó la segunda edición del programa CaixaImpulse, dotado con 1,8 millones de euros.

Por otro lado, en abril de 2016, Columbus Venture Partners constituyó el fondo Columbus Innvierte Life Science por 50 millones de euros, para el arranque de empresas de biotecnología y salud, constituido gracias al programa INNVIERTE del CDTI.

En 2016 la Universidad de Navarra y Clave Mayor crearon el Fondo Tech Transfer UPV, con 8,5 millones de euros, en el que también participa el ICO a través de Axis, dirigido a proyectos de transferencia de tecnología procedentes del entorno universitario y de centros tecnológicos. El ICO además lanzó la séptima convocatoria de FondICO para la selección de nueve fondos operados por sociedades gestoras privadas, convocatoria para la que ha adjudicado 240 millones de euros.

El CDTI, a través de su programa INNVIERTE y N+1, anunció la creación del fondo N+1 Private Equity Fund III de 400 millones de euros, importe que contó con la aportación de inversores privados, el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Inversiones que sumaron 300 millones de euros. El objetivo es apoyar el crecimiento e internacionalización de empresas tecnológicas de mediana capitalización.

Recomendaciones de ASEBIO

El sector de la biotecnología se caracteriza por ser un sector de ciclo largo, para el que las empresas requieren de volúmenes de inversión elevados para financiar sus desarrollos y que al tener un alto componente tecnológico, están sujetos a un riesgo alto. Por ello, las empresas requieren de financiación estable a medio y largo plazo.

En este sentido, ASEBIO considera fundamental ofrecer continuidad en el futuro a programas como INNVIERTE y FondICO, y consideramos que deben mejorarse los incentivos fiscales para aquellos inversores particulares que inviertan en empresas de alta intensidad innovadora.

Por otro lado, debería mejorarse la fiscalidad de la inversión empresarial en I+D+i, tanto reforzando los incentivos de patent box; simplificando, acelerando y ampliando la monetización de las deducciones a la I+D; así como permitiendo la existencia de mercados secundarios de deducciones y de bases imponibles negativas generadas por la inversión en I+D.

“Es el momento de ser más ambicioso en el gasto público en I+D, recuperando los presupuestos públicos de I+D al menos hasta los niveles previos al inicio de la crisis y mantenerlos de forma sostenida en el tiempo”, explica el director general de ASEBIO, Ion Arocena. “En este sentido, desde ASEBIO invitamos a los grupos parlamentarios, al Gobierno y a todos los actores implicados a que continúen trabajando por un Pacto de Estado por la I+D+i en la línea de la moción aprobada en mayo de 2017 en el Senado por un Pacto Nacional por la I+D+i+d”.

Desde ASEBIO, pedimos un cambio efectivo de modelo de financiación pública de la I+D, a través de un incremento paulatino de las ayudas en forma de subvenciones o de los tramos no reembolsables para las empresas de alta intensidad innovadora. El incremento de créditos en el presupuesto financiero, dedicados a la concesión de préstamos y anticipos, ha generado problemas que es necesario afrontar de una manera eficaz. Las empresas de biotecnología se encuentran en la actualidad altamente endeudadas, lo que limita su crecimiento, y les aboca en muchos casos a su desaparición.

La orden de aplazamiento de deuda derivada de determinados programas de incentivos de I+D+i aprobada en 2016 ha supuesto un balón de oxígeno para el sector. No obstante, es necesario seguir desarrollando medidas que permitan abordar los problemas derivados de la deuda de I+D+i de forma definitiva. Creemos que el camino para llevarlo a cabo es permitir una mayor flexibilización de las devoluciones, bien planteando conversiones de la deuda en deuda subordinada o bien en capital.