Septiembre/Octubre 2021
Mujeres en Farma
Últimos nombramientos
29/10/2021 / Bárbara Candal

Beatriz Faro

“La diversidad favorece los resultados de la empresa, por lo que las mujeres deben ser ellas mismas en el entorno laboral”

Entrevista

Beatriz Faro, presidenta regional de Inflamación e Inmunología en Norteamérica de Pfizer, es, además, presidenta del Comité de Mujeres de Pfizer a nivel global y una de las fundadoras del grupo Mujeres en Farma en España. Madre de tres hijas también, sus tareas del día a día no se limitan exclusivamente a la industria farmacéutica, y esto ha hecho que la conciliación laboral se convierta en una de sus banderas.

¿Cómo está actualmente tu sector y, más concretamente, tu ámbito como presidenta regional de Norteamérica para Inflamación e Inmunología de Pfizer? 

La industria farmacéutica es un sector avanzado en temas de igualdad y diversidad.  Según un informe de Adecco, en más de la mitad de las empresas españolas la presencia de las mujeres en los comités de dirección es inferior al 25%, cuando en las compañías farmacéuticas se sitúa en el 41,3%. 

Y según los últimos datos de Farmaindustria, el 52% de los empleos en la industria farmacéutica los desempeñan mujeres, cifra que se eleva al 64% en los departamentos de I+D. Sin embargo, los puestos de CEO y puestos de alta dirección, tanto a nivel nacional e internacional, todavía están ocupados principalmente por hombres. Se ha avanzado mucho y estamos en un sector privilegiado, pero no nos podemos conformar y aún hay camino que recorrer.

 

¿Qué retos consideras que tiene por delante la industria farmacéutica?

Como retos destacaría seguir incorporando mujeres a los comités de dirección y a los puestos de responsabilidad de las compañías; visibilizar a las mujeres directivas; seguir desarrollando políticas de conciliación, tanto para hombres como para mujeres, para compatibilizar vida laboral y personal; promover la flexibilidad en las jornadas de trabajo y, como sector aventajado, seguir colaborando con otras organizaciones para promover la igualdad y la diversidad en las empresas y en la sociedad. 

 

Entre ellos, podríamos destacar el de una mayor incorporación de mujeres a puestos directivos y/o consejos de administración, ¿no? ¿Cuáles son las principales dificultades u obstáculos que, a tu juicio y según tu experiencia, deben afrontar las mujeres para el desarrollo de su carrera en este sector? ¿Y qué medidas propondrías? 

Como he comentado, todavía queda mucho camino por recorrer en lo relativo a los puestos de alta dirección.

En cuanto a los retos a los que nos enfrentamos, el 70% de las tareas de cuidado recae todavía en las mujeres, por lo que en muchos casos es muy difícil que las mujeres concilien si no tienen un apoyo familiar y laboral que lo permita. 

Es importante que las empresas fomenten medidas de conciliación tanto para hombres como para mujeres para que los hombres puedan también desempeñar las tareas de cuidado y del hogar. Durante la pandemia ha quedado demostrado que el teletrabajo es factible en muchos casos, lo que facilita la flexibilidad y favorece la conciliación.

En cuanto a potenciales soluciones, las mujeres, y especialmente los hombres, que ocupan altos puestos directivos deben fomentar y acelerar el desarrollo profesional de mujeres para que estas puedan llegar a ocupar puestos de alta responsabilidad. Creo que hacer lo posible tanto en el ámbito privado como en el público para que llegue la igualdad tanto en los consejos como en los puestos directivos es algo esencial.

 

¿De qué modo pueden el sector educativo (de la secundaria a la universidad) y las propias empresas fomentar las vocaciones femeninas en la industria farmacéutica? ¿Cómo se puede incentivar la autoconfianza en las mujeres?

Hacia la edad de seis años es cuando las niñas empiezan a sufrir la presión de las “etiquetas”. La falta de mujeres referentes en determinados ámbitos, como por ejemplo las profesiones STEM (ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas), hace que las niñas no aspiren a esas profesiones. 

Tanto la educación en el colegio como en casa es muy importante desde temprana edad para que las niñas aspiren a ser lo que ellas quieran. Visibilizar a las mujeres que han llegado alto en diversas industrias fomentará también esas aspiraciones y reforzará la autoconfianza.

Algunas empresas están colaborando con universidades y colegios para dar a conocer las profesiones STEM. Y ofrecen oportunidades para que las jóvenes hablen con mujeres en alta dirección. A veces, basta con enseñarles que es posible. En Pfizer, por ejemplo, venimos colaborando desde hace tiempo con diferentes organizaciones con el fin de promover las vocaciones STEM entre los más jóvenes y visibilizar a mujeres referentes en sus ámbitos de actuación.  Animo a todas las empresas a hacerlo para que se pueda cerrar la brecha de género cuanto antes.

 

¿Qué características consideras que son necesarias para cubrir un puesto de liderazgo? 

La empatía es cada vez más una de las cualidades más importantes de un buen líder. Escuchar, comunicar, la integridad y la transparencia son también necesarias para poder desarrollar el trabajo a la vez que inspirar a los equipos. En nuestro mundo actual en que la complejidad se ha multiplicado en todas las industrias y la innovación es esencial para sobrevivir, la capacidad de trabajar en equipo y crear un espacio seguro en el que quepan muchas ideas y opiniones es esencial. 

 

¿Qué punto diferenciador crees que aporta una mujer/un equipo diverso a un comité de dirección?

Hay muchos estudios que demuestran que los equipos diversos fomentan la innovación y la productividad e impactan positivamente en la cuenta de resultados de la compañía. Las organizaciones diversas son hasta 6 veces más ágiles que las no diversas.

La clave no es solo tener un equipo diverso sino además generar un ambiente inclusivo en el que todos los miembros puedan aportar sus ideas y ser escuchados por igual. De esta manera se mejora considerablemente el compromiso de los empleados y se potencia la creatividad.

 

¿Has tenido en tu vida alguna mujer que te haya inspirado? ¿Alguien del sector? ¿Alguna mentora o mentor? ¿Quién era, y de qué manera influyó en tu camino profesional? 

Mi inspiración son mis padres. Los dos trabajaron y me enseñaron el valor del esfuerzo, la independencia y la igualdad de oportunidades. 

A los tres años de empezar a trabajar en la industria farmacéutica una directiva de la empresa me comentó los retos a los que se enfrentaban las mujeres, me habló de su trayectoria, de cómo superó los retos y llegó a ser directiva. Esa conversación me inspiró a seguir luchando por mi desarrollo profesional y a ayudar a otras mujeres en la industria.  

A lo largo de mi carrera he tenido también jefes que me ayudaron enormemente a llegar donde estoy, que confiaron plenamente en mí independientemente de ser mujer y que me facilitaron la conciliación laboral para que pudiera tener una familia a la vez que desarrollaba mi carrera. Hay mujeres, y también hombres que potencian el desarrollo femenino, que pueden ser una inspiración para las mujeres.

 

¿Qué consejos darías a una mujer en la industria farmacéutica para crecer profesionalmente?

Que no se imponga límites. ¡Que decida lo que quiere ser y que vaya a por ello!

Es importante que la mujer identifique compañeras que hayan recorrido el camino profesional al que ella aspira y que hable con ellas para identificar los obstáculos por los que pasaron y cómo los superaron. 

Para crecer profesionalmente uno debe ser proactivo y no esperar a que otros decidan por ti. Tienes que decirles a tus superiores claramente tus aspiraciones y pedir su compromiso para que te ayuden a seguir creciendo.

Muchas veces las oportunidades de desarrollo llegan desde donde menos lo esperamos, por lo que es importante conocer bien cómo funciona la empresa, y los distintos departamentos que la componen. 

 

Recuperando el tema de los retos de la industria farmacéutica… Las mujeres siguen siendo las mayores responsables de su hogar, a pesar de compartir cada vez más tareas con los hombres. En tu caso personal y teniendo en cuenta el cargo de responsabilidad que ostentas en tu empresa, ¿cómo logras la conciliación entre tu vida personal y profesional?

Además de mi cargo de Presidenta Regional de Inflamación & Inmunología en Norteamérica en Pfizer, soy la presidenta del Comité de Mujeres de Pfizer a nivel global y una de las fundadoras del grupo Mujeres en Farma en España. Y, por encima de todo, soy madre de tres hijas, por lo que la conciliación para mí es un tema primordial. 

La conciliación en mi caso no sería posible sin el apoyo incondicional de mi marido. Los dos somos directivos y compaginar nuestras carreras ha sido a veces complicado. Con mucho trabajo e ilusiones hemos podido desarrollar nuestras carreras profesionales a la vez que construíamos una familia. No siempre ha sido fácil y en varias ocasiones hemos tenido que pedir ayuda. Para poder conciliar bien se necesita una red de apoyo. En nuestro caso, mis padres y suegros han jugado un papel muy importante, ya que siempre han estado disponibles para ayudarnos cuando hacía falta con el cuidado de nuestras hijas. Ellos son un gran ejemplo para nosotros y nuestras hijas, pues los cuatro trabajaban a la vez que sacaban adelante sus familias.

 

¿Cuáles crees que son los principales puntos de mejora para las mujeres en el ámbito corporativo?

No creo que la cuestión sea que las mujeres deban mejorar. Creo que las mujeres deben ser ellas mismas, no tienen que adaptarse a los hombres. Debe crearse un entorno laboral que favorezca y potencie su desarrollo y para ello se necesita que los hombres tengan un rol activo, pues siguen siendo la mayoría en puestos directivos y, por tanto, los que toman las decisiones en las empresas. Recordemos que la diversidad favorece los resultados de la empresa, por lo que las mujeres deben ser ellas mismas en el entorno laboral.

Las mujeres pueden potenciar el networking dentro y fuera de la empresa, identificar un/a mentor/a que las guíe y les haga ver sus posibilidades de desarrollo, deben ser activas a la hora de dar a conocer a sus superiores los siguientes pasos que desean en su carrera profesional y deben mantener su esencia femenina.

 

¿Cua?les son tus esperanzas/expectativas en cuanto al rol ejecutivo de la mujer en la industria farmace?utica?

Mi esperanza es que lleguemos a tener más mujeres en puestos directivos de aquí a pocos años para fomentar entornos diversos e inclusivos. Me alegraría ver que más compañías farmacéuticas grandes están lideradas a nivel mundial por mujeres, ya que hoy en día son muy pocas. Para ello, se deben acelerar los programas de desarrollo femenino, así como favorecer las políticas de conciliación y flexibilidad de las empresas. 

Yo tengo tres hijas y espero que cuando les llegue el momento de iniciar su trayectoria profesional se haya avanzado en este sentido y que haya referentes femeninos en todos los campos para que puedan aspirar a ser lo que ellas quieran.

Conoce a Beatriz Faro
Nombre Beatriz Faro
Empresa Pfizer
Cargo presidenta regional de Inflamación e Inmunología en Norteamérica
Biografía
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional